respirar

No te olvides de respirar

Científicamente la respiración se podría definir como un proceso vital que consiste en la entrada de oxígeno y la salida de dióxido de carbono del cuerpo de un ser vivo; indispensable para la vida de los organismos aeróbicos.

Pero… ¿pensamos en respirar? ¿Realmente le damos a la respiración la importancia que se merece? El hecho de que sea nuestro sistema nervioso autónomo el que da la orden de la respiración hace que durante la mayor parte del día hacemos respiraciones inconscientes.

La respiración consciente es uno de los principios técnicos de meditación más valorados en todo el mundo. Se trata simplemente de prestar atención al flujo de aire que entra y sale y saber apreciar el regalo que supone cada respiración. Si lo haces, aunque sólo sean unos minutos al día, seguramente podrás notar los beneficios de la práctica al poco.

Te ayudará a vivir de forma más presente, a relajarte, a tener un momento de conexión, a conciliar el sueño, a detener la mente, a mejorar el peristaltismo intestinal … Sólo tenemos que pensar y tener un poco de tiempo, porque cada día tenemos las herramientas necesarias sobre nuestro.

El yoga utiliza la palabra pranayama, que designa los ejercicios respiratorios que conducen a la concentración y control del prana: energía contenida de la respiración dentro de nuestro organismo.

Te propongo 2 ejercicios, uno básico y uno de avanzado, para que te adentres en un mundo extenso y lleno de oxígeno: tu respiración.

 

Respiración relajante 4-7-8

Ideal para antes de ir a dormir, momento en el que suelen venir pensamientos de durante el día, cosas que nos han quedado pendientes, preparativos para el día siguiente … Pues ¡basta! ¡Respira!
Siéntate cómodamente y con la espalda recta, en una silla o sobre la cama, y ​​sigue los siguientes pasos:

1. Exhala completamente por la boca haciendo el sonido “fuuuuu”
2. Cierra la boca y inhala silenciosamente por la nariz mientras cuentos hasta 4 mentalmente
3. Aguanta la respiración contando mentalmente hasta 7
4. Exhala completamente por la boca haciendo el sonido “fuuuuu” contando hasta 8
5. Y ya tienes una vuelta haciendo. Repite los 4 puntos 3 veces más.
6. Observa cómo te sientes y como la respiración ha modificado tu estado.

 

Respiración nasal alternativa

Es un ejercicio que aporta clama y equilibrio, y que da energía al cuerpo. Es bueno para un momento de acción o concentración.
Al igual que en el otro caso, buscamos una posición cómoda y con la espalda recta.

1. Llevamos la mano derecha delante de la nariz y presionamos con el dedo pulgar la fosa nasal derecha.
2. Con la boca cerrada, inhalamos profundamente por la fosa nasal izquierda.
3. Cuando llegues al máximo de la inhalación cierra la fosa nasal izquierda con el dedo anular derecho y exhala por la fosa nasal derecha levantando el dedo pulgar, que la mantenía cerrada.
4. Respira por la fosa nasal derecha, cierra con el pulgar y exhala por la izquierda
5. Continúa con el ciclo tantas veces como te apetezca.
6. Cuando termines no olvides de observarte y notar los efectos que el ejercicio te ha aportado, seguro que te sorprenderá.

Etiquetas: