kale

Kale: la col mágica

¡Somos fans de los productos kilómetro cero! Por eso estamos muy contentos de tener en nuestro huerto la col kale que cultivan las personas que cuidan el entorno de Vegetalia.

En agosto compramos las pequeñas coles a nuestro proveedor habitual y las plantamos en el huerto, donde previamente hemos estado abonando y cuidando la tierra. La kale es una planta muy agradecida, se adapta bien a los suelos poco ricos en nutrientes, como los de Mas Montserrat, y no tiene problemas con el frío, ya que nos encontramos a 800 maestros del nivel del mar.

Durante el verano, cuando la planta es más pequeña y tiene que ir desarrollando las raíces, necesita una buena dosis de agua cada 2 o 3 días. En otoño Bernat va espaciando las regadas y normalmente con 2 días a la semana es suficiente.

Cuando la col ya ha crecido bastante, generalmente en octubre, ya se puede hacer la primera recolección. Se cortan con cuidado las hojas de la parte más externa de la planta y se mantiene el corazón y las hojas pequeñas, que serán las que cosecharemos al cabo de dos meses. En total recogemos hojas de cada planta unas tres veces durante la temporada.

Una vez recolectadas van directamente hacia el obrador, donde servirán de ingrediente básico para nuestros productos raw estrella: la Kale chips y la Kale choco. El hecho de que estén deshidratadas a temperaturas bajas garantiza que mantienen todos los nutrientes intactos, y además concentra las propiedades.

La col kale es rica en vitamina C y vitamina A, calcio, (superando el contenido de calcio que hay en los lácteos), y betacarotenos, además de su alto contenido en fibra.

Hacia la primavera, coincidiendo con la época que se empiezan a alargar las horas de sol, la planta empieza a espigar y hace flor. Tendremos que arrancarlas y preparar la tierra para las nuevas plantas, que llegarán, un año más, con el verano. Así cerramos el ciclo.

Compartimos una receta de nuestras preferidas para las ensaladas de invierno:

Ensalada de col Kale

Ingredientes para 2 personas:
• 8 hojas de kale limpias y cortadas (podemos añadir otras hojas verdes, espinacas, rúcula … al gusto)
• ½ granada
• ½ aguacate cortado pequeño
Prepararemos una vinagreta con:
• 1 cucharada de tahin
• 3 cucharadas de jugo de limón
• 1 cucharada de jugo concentrado de manzana
• Un poco de sal y un poco de agua

Preparamos la vinagreta en un tazón pequeño, mezclamos hasta que quede una salsa homogénea. Ponemos los ingredientes de la ensalada en un tazón grande y añadimos la vinagreta por encima. Un plato fácil y delicioso! Y Pleno de nutrientes!